ADDENDA
PAG.7 DE 7

 

1.- UNA HISTORIA CONVERTIDA EN LEYENDA
2.- LA DAMA DEL TREN
3.- EL HOMBRE SIN CABEZA
4.- CLUB DE LEONES
5.- LA MEDICINA
6.- TRAJE TÍPICO
7.- ZARAGOZA, ESPAÑA
8.- TRENECITO DE ENSUEÑO
9.- LA MÚSICA
10.- NUESTROS VIEJOS

1.- UNA HISTORIA CONVERTIDA EN LEYENDA

LUGAR: Sierra Norte, Estado de Puebla.
POBLACIÓN: Zaragoza.
PROTAGONISTA: Señor Lino Castelán Calderón.

Son las diez de la noche, en las calles del pueblo se percibe en cada esquina una iluminación muy pobre, que por efecto de la niebla que caracteriza este lugar da un aspecto hasta cierto punto mágico.

Se podía apreciar fácilmente el único lugar iluminado por una lámpara de bombeo alimentada por un sistema rústico de gasolina, también se podía escuchar el chasqueo de unas tijeras dominadas diestramente por don Lino Castelán, los cortes de cabello eran su especialidad, en esos tiempos la razón comercial era bien conocida como peluquería, actualmente todos sabemos que su calificativo es estética unisex.

Don Lino Castelán originario de un lugar cercano a esta población de Zaragoza, cuyo nombre es Acuaco; nació el 18 de septiembre de 1918, hijo del señor Ignacio Castelán y Juanita Calderón. Transcurrió su niñez con las carencias económicas que por todos los vecinos durante mucho tiempo no pasaron desapercibidas (familia muy humilde).

Siendo muy joven tuvo varios trabajos con la finalidad siempre de buscar un oficio que le permitiera de alguna forma destacar o tener un reconocimiento, propósito que logró al ser dueño finalmente de la mejor peluquería de la región.

En su propio negocio conoció a una persona originaria de Huitzizilapa, Puebla, quien le proporcionó en venta su primera cámara fotográfica, muy antigua con la que inició sus primeros pininos en la fotografía.

Esta por demás comentar que fue a base de mucha dedicación y esfuerzo,. El señor Castelán a la edad de 20 años establece su hogar en unión libre con la señora Esther Mora Lomelí, con la que procreo ocho hijos. En 1957, se dedica en forma absoluta a la fotografía y viaja a la ciudad de México, donde toma sus primeros cursos en KODAK Mexicana, cursos básicos y de mucha importancia para el señor Castelán.

El acierto más inteligente de los señores Castelán es trasladarse a radicar en la ciudad de México, en el año de 1957 y llegar a la urbe asfáltica con ocho hijos, era más que una aventura, una verdadera hazaña, pero fue el lugar indicado para que los hijos del señor Castelán continuaran con el aprendizaje en forma profesional, al tener la suerte de alternar con los mejores fotógrafos de tan hermosa ciudad, como colaboradores (Chícharos).

Eran los tiempos de la época dorada del Cine Mexicano, y en el arte fotográfico varias personalidades de esta profesión no se quedaban atrás, eran verdaderas obras de arte las que se realizaban.

La carencia técnica no significaba ningún obstáculo para lograr una calidad insuperable, el ingenio, la creatividad, pero sobre todo la sensibilidad individual de cada fotógrafo se imponía y superaba cualquier obstáculo.

Esta escuela fue absorbida en su totalidad por los hijos mayores de los señores Castelán, el resultado era muy satisfactorio y el aprendizaje también apremiante.

Don Lino Castelán posteriormente retornó a la población de Tlatlauquitepec, su proyección fotográfica en este lugar se vio beneficiada inmediatamente en su economía personal por la calidad que ahora podía ofrecer a la sociedad de esta población.

Por su parte la señora Esther Mora Lomelí permaneció en la Ciudad de México con todos sus hijos apoyándolos moralmente.

Posteriormente se trasladan a la ciudad de Puebla, ciudad donde después de muchas penurias, finalmente en agosto de 1972 establecen el primer estudio en la calle 4 oriente No.208, Centro Histórico, donde se aplican todos los conocimientos adquiridos en la ciudad de México por cinco de sus hijos, y posteriormente los hijos menores continúan la historia obteniendo maestría nacional e internacional y se establecen cinco estudios más que se convierten en fuentes de trabajo familiar.

EL RECONOCIMIENTO FOTOGRÁFICO NACIONAL E INTERNACIONAL SOLO TIENE UN NOMBRE “CASTELAN HERMANOS”.

M. S. C.


2.- LA DAMA DEL TREN

Cuenta el personal del tren que venía de Puebla a Teziutlán, allá por el año de 1915, que en la Estación de Oriental se subía una Dama muy distinguida con ropa muy elegante, de sombrero y guantes, se instalaba en el carro de la primera clase, nunca cruzaba palabra con nadie ni miraba a nadie, tomaba su asiento y abría un libro que se ponía a leer, lo raro del caso es que solo los días martes viajaba, de Oriental a Teziutlán, así paso mucho tiempo, el personal del ferrocarril se acostumbró a ver a tan misterioso personaje.

Resulta que un día, el tren por una falla mecánica se descarriló en una curva llamada “la Herradura,” ahí murió el maquinista y resultaron muchos heridos, fue un día martes la dama no apareció ni viva ni muerta, solamente encontraron su libro entre los escombros, al levantarlo vieron con asombro que el titulo decía: “MISTERIO DE LA SANTA MUERTE”. M.S.C.

3.- EL HOMBRE SIN CABEZA

Mucho tiempo se rumoró que en la parte de arriba del pueblo, pasando las vías del ferrocarril, por esas calles obscuras y solitarias, a algunas personas que se les hacía de noche, se les aparecía la figura de un hombre, pero éste no tenía cabeza, muchas personas fueron testigos de esta aparición y ya no querían transitar por esas calles.

Algunas personas ancianas, contaban que en tiempos de la Revolución, enterraron a muchas personas por esos lugares. Una tarde lluviosa y fría, una persona un poco pasada de copas empezó a cavar cerca de la vía una zanja, las personas que pasaban le preguntaban que hacía a lo contestaba que: el hombre sin cabeza le habló para decirle que en ese lugar iba a encontrar algo interesante.

Las personas se reían de él y solo pensaban: ¿Esta Borracho?, así siguió su trabajo solo, pues ya los curiosos se alejaban. Ya en la madrugada, cuando se le habían bajado las copas; encontró algo y no fue un tesoro como se imaginó, pues fue una calavera la cual parecía reír a carcajadas; dio aviso a la policía quien se encargó de dar cristiana sepultura a tan macabro hallazgo, lo increíble fue que el hombre sin cabeza jamás volvió a merodear la zona.

M.S.C.

4.- CLUB DE LEONES

Uno de los centros sociales y culturales en la población, es sin duda el “CLUB DE LEONES”, fundado el 19 de marzo de 1968, por 24 personas que llenos de entusiasmo y amor por su prójimo, se esmeraron por llevar paz y amor a los niños y ancianos necesitados a los que de una u otra forma le solucionaban sus problemas.

Don Fernando Valle, Manuel Leal, José Franco Moroni, Agustín Aguilar, Felipe Arellano, Jaime Luna, Armando Guerrero, Wenceslao García, Ignacio Rodríguez, Fernando García, Odon Silva, Nicolás Bonilla, Federico Coza, fueron los fundadores. Esperamos que se siga su ejemplo altruista en bien de la población.

DESTACADOS FUNDADORES:

Esperamos que en el futuro esta organización resurja de nuevo con más ímpetu para ejemplo de nuestra juventud.

EL CLUB DE LEONES DE ZARAGOZA, PUEBLA

5.- LA MEDICINA

La medicina es el aliciente más eficaz en los momentos de dolor del ser humano, así como existen varias enfermedades, así existen varias formas de combatirlas, desde tiempos prehispánicos los diferentes grupos que poblaron nuestro territorio buscaban afanosamente en la naturaleza, el antídoto apropiado a sus quejas, así nacieron los primeros médicos naturistas. En la historia de Zaragoza aparece por el año de 1927 el señor Miguel Mancilla primer médico quien contribuyó a salvar vidas por esa época.

El señor Fernando Valle, dueño de la farmacia que en ese tiempo fue famosa en este lugar y sus alrededores, tenia mucha fama por su amabilidad y paciencia, muchos fueron los enfermos que encontraron curación, lo que hizo que se le tomara mucha fe.

Con el paso del tiempo, han llegado muchos médicos titulados a este lugar, pero su estancia ha sido corta, hoy contamos ya con varios médicos que tienen farmacias, un Centro de Salud, un consultorio del I.S.S.S.T.E. y una clínica de apoyo del I.M.S.S.

Renglón aparte es el doctor Erasto Jimaréz, quien es hijo de este pueblo, estudió y vino a ejercer aquí para atender a su gente, formando una clínica de especialidades, llamada “CLÍNICA SAN MARTÍN”, la cual ha venido a reforzar ampliamente el aspecto de la salud.
M.S.C.

6.- TRAJE TÍPICO

El traje que se conocía como típico en el municipio de Tlatlauquitepec, apareció por el año de 1885 y fue un remedo de los primeros hacendados españoles que llegaron por estos lugares. Claro está que las damas españolas lucían sus atuendos con telas, encajes y pieles traídas de Europa, pero nuestros campesinos se apoyaban con lo que con poco dinero podían adquirir, tomando los modelos de sus “amos” como ellos los llamaban.

Las mujeres vestían sacos de color fuerte brillante, cuello alto, pechera con alforzas y holán abotonado por la espalda, falda de cachemira negra con poco vuelo, entre naguas blancas con encaje de bolillo, botas de oscaria con abotonaduras a un lado o agujetas y tacón de carrete, un delantal muy blanco y largo con bordados de gancho; para salir a la calle lucían con garbo su rebozo moteado. Su peinado era de trenzas entrelazadas en la parte de atrás con adornos de listones de colores. Como adorno usaban aretes largos y collares de papelillo.

Los hombres usaban camisa de manga larga con pechera y cuello alto, chalequillo de dril, pantalón ajustado, sombrero de palma de ala ancha; en tiempo de frío jorongo de lana, en algunas rancherías usaban falda de lana pura y camisa de labor, la manta fue muy utilizada en la región.

M.S.C.

EJEMPLO DE TRAJE TÍPICO. SRA CONCEPCIÓN ALTAMIRANO CERVANTES Y SR. ADELAIDO CASTELÁN GUERRERO.

7.- ZARAGOZA, ESPAÑA.

ZARAGOZA: Provincia de la Región Aragonesa. Limita con la Huasteca Lávida, Terragona, Guadalajara, Soria, Logroño y Navarra a las márgenes del “Río Ebro” que cruza la provincia.
CULTIVO: cereales, patatas, remolacha, vid, olivo, árboles frutales, etc.
ANIMALES: Ganado porcino, lanar, cabrío.
MINAS: Carbón, plomo y cobre.
INDUSTRIA: Textil, química, cuero, papel, automotriz.
JUDICIALMENTE: Pertenece a dos Audiencias: Borja y Zaragoza.
ECLESIÁSTICAMENTE: Pertenece a la Arquidiócesis de Zaragoza, en la Catedral de Ojival está la “Basílica del Pilar” la que se venera en toda la comarca. Zaragoza fue dominada por Árabes después por los Franceses en 1808 - 1809. Sus defensores fueron entre otros el general Lavín y Palafox aunque se rindieron.

Las personas que se encuentran en esta lista es de jefes de estación y demás trabajadores, tenemos sus nombres gracias a la buena memoria de personas de la tercera edad, pues a la fecha el tren desapareció y se perdió parte de su historia.

JEFES PERSONAL
Santiago Huitrón. Esteban Chaparro. Luis Reyes. Martín del Campo. Rafael Rigoni C. Guillermo Leal. Guillermo Contreras. M. Martín del Campo. Rafael Done. Rafael Jiménez. Romeo Ruiz Domínguez. Donaciano García. Guadalupe Palafox. José Luis Ortega. Edmundo Reyes “Nájera”. Martín Rodríguez. Felipe Navarro.

Quizás algunos nombres se nos escapen por lo que pedimos disculpas pues todos merecen nuestro reconocimiento.
Hoy el esplendor de nuestra querida Estación es cosa del pasado y lo que queda es el abandono y deterioro de uno de nuestros únicos monumentos históricos, que por diversas argucias legales se encuentra en manos de particulares. Es tarea del pueblo valorar éste edificio que a parte de ser histórico es la herencia de niños y jóvenes, que más tarde los abrigará, ya sea como biblioteca, casa de cultura, casa del anciano o del niño desamparado.... con lo cual se cumplirá el cometido cultural y social para que fue creado. Corresponde al pueblo alzar la voz para reclamar lo que por derecho le pertenece, lo que es herencia de todos y no de unos cuantos.

M. S. C.

8.- TRENECITO DE ENSUEÑO

Este relato no creo que sea de gran interés para algunos; es para quienes no vivieron la época que describo; aunque fue una época difícil fue maravillosa.

La tecnología apenas se empezaba asomar a nuestro país y la Segunda Guerra Mundial tenía un año que había terminado, desde ese en entonces se oía decir “Estamos en crisis” pero aún con todo esto se vivía bien gracias a que vivimos en un país con todos los recursos naturales... aún no se por cuanto tiempo.

Lo que les voy a contar son recuerdos, estampas y vivencias de cuando yo era solo un mozuelo.

En el mes de agosto de 1946, mis viejos me dijeron que como me había portado bien me iban a llevar a la Feria de Teziutlán; yo les dije que mi mayor ilusión era viajar en ferrocarril; el trenecito de aquellos días yo creo que era el más chiquito que hubo en nuestro País, su vía era angosta, su maquinita era impulsada por vapor, sus vagones con asientos y estructuras de madera y servicio sanitario en ambos extremos, uno exclusivo para las damas y el otro para los caballeros, el personal de a bordo se distinguía por su vestuario; usaban traje azul marino de tres piezas, gorra tipo chistera chica; los maquinistas usaban pantalón de mezclilla con peto y tirantes, gorra a rayas de copa abombachada y paliacate rojo, todos los vagones iban resguardados por soldados. Pero por fin llegó el sábado 10 de agosto viajamos a Teziutlán pero no en el tren, si lo hacíamos no llegaríamos a la ceremonia de la coronación de la Reina.

Esa noche, en un mar de gente de todos los niveles sociales, después de mil peripecias entramos al gran Teatro Variedades; en aquel tiempo se oía decir que era similar a los teatros de París; en verdad sus interiores eran de gran lujo, recuerdo que sus plateas esa noche estaban engalanadas por bellas mujeres vestidas con elegantes atuendos, que hacían resaltar su belleza acompañadas por caballeros de pipa, bastón y guante (algunos) “pura gente de carquis” solía decir la gente campirana. Esa noche también asistió mucha gente ranchera al igual que nosotros; por lo que se oía y se veía iba a ser una gran velada. Cuando de momento aparece el maestro de ceremonias anunciando la llegada del Presidente de la República el general Manuel Ávila Camacho, que llegaba del brazo de su esposa doña Soledad Orozco de Ávila Camacho y otras familias distinguidas de la elite Teziutéca, fueron recibidas por una ensordecedora ovación .. quizás exagere que esa noche habíamos entre siete u ocho mil gentes no cabía ni una aguja, de inmediato empezó la ceremonia rindiendo honores a la alta envestidura del señor presidente, después coronaron a la Reina Julieta Primera ; continuando con la actuación de una verdadera constelación de estrellas de moda, de la Radio de aquellos años. Al artista que más recuerdo por su celebre frase “muy agradecido y muy agradecido”: don Pedro Vargas y por su éxito del momento “Adiós Mariquita linda” esa noche cantaron canciones que hicieron época y que todavía escuchamos en ocasiones que nos hacen recordar esos tiempos que jamás volverán. Para dar fin a esta velada un grupo de voces (un orfeón) angelicalmente despidió esta gran fiesta.

Al día siguiente (el domingo) después de oír misa desayunamos para después ir a la feria que fue inaugurada por el Presidente de la Republica, visitamos la exposición agrícola y ganadera, me di varias vueltas en los caballitos, me compraron golosinas, en fin.

Por la tarde, asistimos a la Plaza de Toros “El Pinal” también se oía decir que esta es una replica de la Plaza de Sevilla España; esa tarde el cartel era súper cómico el torero: don Mario Moreno “Cantinflas”, ¡que tarde! reímos hasta el cansancio, hasta como a los tres días se nos quitó lo embarado del estomago de tanto reír ¡Qué divertida!.

Pero había que madrugar, el tren que nos traería a Zaragoza, salía a las 7:00 am. Llegamos a la estación como a las 6:30 am. minutos después se escuchó el silbato del tren, era una mañana fría, llovía menudamente (el famoso chipi-chipi). De pronto dentro de la niebla se aparecía el faro de la maquina, escuchándose el tintinear de la campanilla anunciando que se iba a estacionar en el anden. A las 7 en punto miré por la ventanilla que el conductor sacaba de su chalequillo un reloj de bolsillo, mirando la hora hacía señas al maquinista diciendo ¡Vaaamonos!. El viaje de ensueño se inició lentamente; empezamos a dejar la ciudad sin poderla contemplar por la densidad de la niebla. Allá abajo se veía un hermoso mar de niebla que solo nos permitía mirar como una isla de altos risco al majestuoso cerro de Chignautla, era una mañana espectacular el tren se detenía para bajar y subir pasajeros.

Llegamos a Gómez; ahí la gente ofrecía frutas y flores en medio de muchos pregones, los pasajeros abrían sus ventanillas para comprar y así continuamos contemplando la belleza de los paisajes como de cuentos de hadas por el colorido y el esplendor de la vegetación.

Los que vivimos aquellos tiempos al recordar todavía percibimos ese perfume natural de las flores silvestres. Posteriormente llegamos a Tezompa, al igual que en todos los parajes predominaba la algarabía de los vendedores que ofrecían pájaros y animales del bosque. De pronto surgía lo mas emocionante cuando de pronto se obscurecía todo al cruzar las entrañas de la montaña en dos túneles: uno corto y otro largo, esto a esa edad era impresionante y fantástico. Al llegar a Cervantes mucha gente compraba carne de animales silvestres , por que en la ciudad no había de esa carne; como recuerdo que ese día mis viejos compraron carne de zorrillo para que me hicieran un caldo “según para que se me purificara la sangre” y no me enfermara en el futuro fue lo único que no me agradó del viaje.
Por ultimo después de pasar Balastrera, allá a lo lejos entre exuberante vegetación y hermosos sembradíos, como un retablo pintado por el pincel del supremo pintor se distinguía nuestro lindo Zaragoza.

Una hora tardó el viaje de ensueño en el trenecito que no he podido olvidar. Al descender del tren se percibían aromas de eucaliptos y pinos mezclados con la humedad ¡Que hermosura!. Hoy en día solo quedan unos cuantos de estos árboles como muestra de aquellos bosques, ya que criminalmente se los están acabando y junto con ellos se acaba la fauna. ¡Que deshumanidad! Herencia de exterminio para las futuras generaciones, no van a ver nada de lo que describo en este relato, solo se contemplara un cielo gris, erosión, sed y en fin..... desolación.

Verano de 1999.

Benjamín Altamirano Contreras.


9.- LA MÚSICA

La música ha sido y será el valor dulce de la vida, donde hay música hay alegría, pues esta compuesta con el murmullo del río, el canto de los pájaros, el trepidar del viento, la bravura del mar, todos estos ruidos han formado el maravilloso ritmo de la música, por eso la humanidad la ha adoptado para toda clase de festejos, es la alegría y es darle un matiz de fiesta a la vida.

Aquí en este lugar nació un conjunto compuesto por una familia de filarmónicos que dieron lo mejor de su talento, lo mismo al pueblo que a su familia, en primer lugar el Sr. Arnulfo Flores que reunía a don Armando, Everardo González del Río, Félix Betancourt, Rodolfo Mirón G., Roberto León, Miguel Lucas, Enrique León, Telésforo Balderrábano, debutaron en 1942, cobrando $0.50 la entrada, vestían pantalón negro, camisa blanca y como corbata un moño de papel que pintaron de negro con humo de ocote, se hacían acompañar de una trompeta, dos violines, un bajo, una batería, un contrabajo, huiro y claves.
Por el año de 1951, los señores Antonio, Arnulfo y Silvestre Flores integraron su orquesta “Rayito de Luna”, donde su instrumento principal era una marimba. Durante mucho tiempo se disfrutó mucho de este conjunto musical que amenizaba fiestas, pero un terrible accidente enlutó a la Familia Flores, pues el Sr. Arnulfo Flores falleció, lo sepultaron con su querida marimba.

La industria de la música se ha seguido preparando y prosperando sobre todo en la música moderna hay muchos grupos, han destacado:

· los hermanos Martínez Caballero, con su conjunto LA MARCA, estos jóvenes ya han tenido presentaciones en TV - AZTECA.
· Conjunto CINCO MAS UNO, de los hermanos “Ricoy”
· Conjunto de los hermanos Palafox, quienes también se han presentado en Radiodifusoras y Televisoras del País.

Esperamos seguir disfrutando de estos conjuntos, para alegría de todos.

M.S.C.

10.- NUESTROS VIEJOS


Son los hombres y mujeres que pasan de los sesenta, las personas que alimentan cada rato sus recuerdos de una época vivida, sin rencores ni tormentas, que lucharon en sus espacios, por realizar anhelos.

Nuestros viejos, los que rústicamente nos trazaron el camino, los que con gran fortaleza, emprendieron férrea lucha para dar a nuestra patria el crisol de su destino.

Esos viejos, admiraron la limpieza de su cielo el verdor de su paisaje ese arroyo cantarino.
Son artífices olvidados que caminan con prudencia, son pilares de un recuerdo que ha pasado a ser historia, atesorando su añoranza, a través de su conciencia como paginas escritas: reflejos de su memoria.

Nuestros viejos desconocen lo mucho de nuestra ciencia; no saben de burocracia, mercadotecnia, ni enredos ,solo saben de trabajo, de la honradez y en su existencia supieron de amor sublime, con afectos verdaderos. Sus recuerdos son tan limpios, tan llenos de sentimiento guardados cual gran tesoro con transparentes veneros, las experiencias surgidas a lo largo de su saber, que son ejemplo a seguir en nuestro diario vivir.

Estos viejos saben mucho de lo bueno y de lo malo son unos libros abiertos, los cuales hay que leer.

Hoy caminan lentamente con la mirada en el suelo con la esperanza perdida y no sabiendo a donde ir, los abuelos, “la momisa”, como les suelen decir, sin pensar que solo llevan a través de su memoria y en ese tiempo tan largo que les ha tocado vivir, de nuestro pueblo poco mucho, de su historia tan llena de mágico encanto en su joven porvenir.

Pienso que en cada pueblo de este mi país amado debería erigirse por ley a ese ser tan olvidado.

Hay que rendirle tributo enlazando su memoria “un monumento” a los viejos para recordar un pasado, un pasado que ha dejado un gran legado de historia.


Zaragoza; Puebla a 8 de julio de 1999.
Margarita Suárez Castañeda

REPRESENTANTE DE CIEN AÑOS DE TRABAJO E HISTORIA BIBLIOGRAFÍA

- Archivo del Ayuntamiento de Zaragoza, 1917 - 1998.
- Actas.
- Documentos.
- Archivo del Ayuntamiento de Tlatlauquitepec, 1850 - 1924.
- Archivo de la Parroquia de Zaragoza.
- Archivo de la Parroquia de Tlatlauquitepec.
- Biblioteca del Congreso del Estado de Puebla.
(Decretos 1917 - 1925)
- Archivo y Biblioteca especializada de los Ferrocarriles de Puebla.
- Carpeta básica de los Ejidos de Zaragoza, Acuaco y “Las Trancas”. Procuraduría Agraria, Teziutlán, Puebla.
- Periódicos: La palabra, Bisemanario Nacionalista No.58, 1931.
- Revistas: Koinonía No.35 y 36, 1994.